Recuerdos del verano de 2019



Hoy he abierto mi diario de Guatemala y he vuelto a leerlo. Una vez más, me ha traído de vuelta un montón de recuerdos a la cabeza. Recuerdos que, aunque sean de hace ya dos años, los visualizo como si hubieran pasado ayer


Martes 13 de Agosto de 2019-“Hoy me he encontrado a Brian en la calle arrastrando un carro con material de construcción. Me ha saludado con una gran sonrisa y lleno de ilusión como siempre hace. Cuando le he preguntado qué estaba haciendo me ha respondido con total naturalidad: "Estoy trabajando seño". Me he quedado en shock al darme cuenta de que, con tan solo 9 años, su rutina de por las tardes es trabajar y para él es lo más normal.”

Ricardo y su hermano Brian en su casa.


Martes 20 de Agosto de 2019-“Cada día me gusta más hablar con Doña Berta; saber más sobre su vida y la cultura de Guatemala. Siempre está encantada de estar acompañada, siempre te muestra una sonrisa y te abraza con un cariño increíble."



Doña Berta, cocinera de la escuela.

Jueves 22 de Agosto de 2019-“Hoy hemos visitado la casa de una de las niñas de la escuela, Sara. No estaba muy lejos de la escuela, pero estaba apartada de las otras casas. Nos ha impactado a todos verla. Consistía en 2 salas pequeñas, hechas a partir de lonas de aluminio y troncos de madera que dejan pasar tanto el frío como la lluvia.”


Viernes 30 de Agosto de 2019-“Último día en la escuela. Julio nos ha dado una charla muy emotiva que nos ha hecho darnos cuenta del trabajo que supone JDA para él. Gracias Julio por hacer este proyecto posible.”


...


En el verano de 2019 fui de voluntaria a la escuela de Jardín de Amor. Me es muy complicado explicar cómo fue ese mes allí en Santa María de Jesús, pero si tuviera que definir la experiencia en una sola palabra diría que fue una experiencia intensa. Intensa porque fue una desconexión de la rutina en la que vivo normalmente, un viaje a otro mundo totalmente distinto, con otras costumbres, otros paisajes, otra forma de vivir. Fue una experiencia que me hizo reflexionar, aprender y crecer como persona.

En la escuela con algunos alumnos.

La escuela de Santa María de Jesús es un lugar lleno de energía, donde los niños llegan cada día con ilusión por aprender y disfrutar, mientras que las seños, Doña Berta y Julio vuelcan su pasión en cada actividad que realizan. Es un lugar muy especial que está en constante movimiento y crecimiento.


Los voluntarios que fuimos en ese verano, tuvimos la oportunidad de ayudar a las seños con algunas clases como matemáticas, lengua o conocimiento del medio, y de ayudar a terminar el edificio de secundaria. En mi caso, pude impartir algunas clases a los alumnos de quinto. Fue muy bonito conocerlos y trabajar con ellos.

Clase de quinto en el verano de 2019.


Gracias a ese mes en la escuela, conocí el proyecto de JDA en profundidad y me di cuenta de lo imprescindible que es para las familias de Santa María de Jesús. Por esta razón, decidí que mi aportación a JDA solo acababa de empezar, y que, a partir de ese momento, haría todo lo posible por ayudar y colaborar con el proyecto.


Hoy, dos veranos después de mi estancia en Guatemala, solo puedo decir que estoy muy agradecida de formar parte de este proyecto tan especial.



Iria Arias, Julio de 2021



11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo